Ir arriba

Panda de Povea, 1966

Cuando me planteé confeccionar un blog dedicado exclusivamente a la Fiesta de Verdiales no imaginaba que iba a tener la suerte de recibir la desinteresada colaboración de una estupenda documentalista aficionada al flamenco como es Porverita. Gracias a ella puedo acercaros algunos materiales que, aunque sean conocidos entre los más aficionados, no dejan de ser difíciles de percurar.


En concreto en esta ocasión podemos disfrutar de un EP grabado allá en el año 1966 por la panda Los Montes de Povea. En él escuchamos a la pareja de oro del cante a Montes, Luis Gámez Santana y Enrique España Fernández, y el maestro Antonio Fernández Fernández (nacido en el cortijo Povea de Roalabota, en los Pintaos, y de ahí su sobrenombre) nos regala un solo de violín que es ya un clásico

Aunque en la página de Porverita tenéis el resto de información, reproduciré aquí la reseña escrita por el flamencólogo Antonio Mata Gómez en la contraportada del disco con objeto de facilitar la búsqueda de quien se interese por ella:

"Los verdiales son fandangos bailables malagueños, de línea melódica breve y que están llenos de esa verdad y bravura que emplean en sus quehaceres los campesinos.
Normalmente, los verdiales se cantan y bailan en conjuntos denominados pandas, integrados por ocho o diez personas, la mayor parte de los cuales forma el acompañamiento musical. Este se consigue con múltiples instrumentos: un violín director que destaca la melodía, dos guitarras, dos pares de pequeños platillos y un pandero grande que dirige la percusión.
En cuanto a la antigüedad de los verdiales, recojo una buena observación de Luque Navajas, quien dice que "son anteriores incluso al nacimiento del llamado cante flamenco", en razón a que la forma y acompañamiento de estos son más antiguos que el primitivo fandango flamenco malagueño, que se acompaña solo con guitarra.
La geografía malagueña es rica en variedades de estilos de verdiales, siendo los más destacados los tres siguientes: los de Montes de Málaga (junto a la capital), los de Velez-Málaga y los de Almogía.
De estos tres tipos, los de Almogia, se distinguen por su más rápido ritmo, mientras los de Vélez son más lentos, quedando en este sentido los de Los Montes, en un plano intermedio.
Aquí recojemos cuatro muestras de los de Los Montes, interpretados por la panda llamada "de los Montes de Málaga", y la de más prestigio y antigüedad, pues sus componentes son, siguiendo vieja tradición familiar, descendientes de los más famosos verdialeros de épocas pasadas. Tienen en Antonio Povea un maravilloso violín director y en El Luiso un pandero excepcional. Enrique España y Luis Gámez con sus voces bravas, consiguen unos verdiales de inusitada pureza."


Al ser la fuente del sonido un vinilo había un poco de ruido de fondo que molestaba la audición pero que he podido reducir con un filtro. Os dejo aquí las luchas, como se suele decir, con la cara lavá y recién peiná:

*Las fotografías están sacadas del libro-CD "Verdiales de los Montes de Málaga", (2004); promovido por Alfonso Queipo de Llano y patrocinado por Unicaja y la Diputación de Málaga.

2 comentarios:

Porverita dijo...

Realmente se escucha el EP de los Montes mejor en tu reproductor, además está algo más amplificado ¿no? El violín del segundo tema suena totalmente distinto.

¿Cómo lo haces?

Enhorabuena.

Red Verdialera dijo...

Gracias a tí por el disco. Como es un poco largo lo del sonido te lo escribiré en un correo cuando tenga algo de tiempo ;)

Saludos.

Publicar un comentario

Blog Widget by LinkWithin